jueves, 8 de junio de 2017

COMUNICADO IIDENUT EN RELACIÓN AL PROBLEMA DE LA LECHE

Como es de conocimiento general, hace unos días se hizo pública una denuncia periodística en donde se informaba que la Leche Pura Vida no es 100% leche.  

En relación a la denuncia periodística sobre el contenido de leche del producto Pura Vida, estamos totalmente de acuerdo en que no debe llevar símbolos o imágenes que induzcan al consumidor a pensar que es leche cuando este producto NO LO ES; en ese sentido condenamos profundamente el uso y abuso de la publicidad engañosa y reiteramos nuestra posición institucional referida al liderazgo técnico científico que deben tener los Nutricionista en todos los aspectos relacionados a la Nutrición que afectan al país.

En relación a los comentarios sobre las propiedades bioquímico-nutricionales de la leche como alimento, deseamos manifestar nuestra incomodidad y preocupación por todo lo dicho alrededor del tema. En virtud de ello, consideramos necesario hacer las siguientes precisiones:


1.     Solo se debe llamar leche al fluido extraido de la glándula mamaria de un animal. Los licuados, jugos, extractos o cualquier otro preparado obtenido de cualquier otra fuente, NO ES LECHE; por lo tanto, no existe la “leche de soya”, “leche de almendras”, “leche de pecanas” o cualquier cosa que se le parezca.


2.     La leche posee una proteína de alto valor biológico y un elevado PDCAAS. Sin embargo, podemos conseguir proteinas de una calidad similar en otros alimentos de origen animal. La proteína de la soya, aunque es de alto valor biológico, presenta un PDCAAS bajo, igual que la quinua o los frutos secos.  

3.     La leche posee un calcio de una biodisponibilidad significativamente alta debido a la presencia de lactosa. Debe recordarse que más de un tercio del calcio que se absorbe diariamente es por mecanismos de difusión pasiva asociados a la lactosa; la diferencia se absorbe por transporte activo dependiente de vitamina D. En este contexto, aunque existen productos vegetales con un gran contenido de calcio, su absorción es deficiente porque carecen de lactosa; lo mismo sucede con el queso o el yogurt por su menor contenido de este azúcar; y, en general, con los lácteos ricos en grasa por la tendencia del calcio a la saponificación.

4.     En el Perú, no existe información actualizada sobre la prevalencia de intolerancia a la lactosa en población aparentemente sana, el único estudio disponible data de hace 50 años y fue hecho en niños recuperados de desnutrición. 

5.     Aunque la leche de vaca posee grasa saturada con potencial colesterogénico, también posee un tipo de grasa trans natural (ácido linoleico conjugado)  y  no sintética como aquella de las margarinas; esta grasa trans natural está demostrando tener un fuerte efecto lipolítico, lo cual, sumado a su contenido de calcio sería la razón detrás del éxito en la reducción de peso en personas que consumen leche.

6.     No existe revisión científica alguna que haya demostrado que la leche de vaca promueve o facilita el desarrollo de cáncer, ni que el consumo del licuado de Soya, almendras u otras sea preventivo.


Finalmente y con el ánimo de contribuir a mejorar nuestro posicionamiento profesional, si algún colega tuviera información científica que sirva para refutar alguno de los aspectos citados en el presente comunicado, por favor, comuníquese con nosotros para contrastarlo con nuestra base de datos y con la base del sistema de indizado de Revistas Científicas al que IIDENUT pertenece por ser Miembro Cooperante de las bases Lilacs, Latindex y Vireme. De encontrar una actualización que rebata lo citado en esta nota, seremos los primeros en comunicarlo a través de todas nuestras redes.





Robinson Cruz
Director IIDENUT
Nutricionista Clínico
Especialista en Bioquímica Nutricional



DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

En IIDENUT rechazamos rotundamente aquellas prácticas asociadas con el uso inapropiado de la información con fines comerciales. Nuestros estándares éticos nos impiden aceptar, difundir o parcializarnos subjetivamente con producto o práctica alguna que vaya en contra o distorsione la labor científica del Nutricionista-Nutriólogo (dependiendo de la denominación del país). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario