martes, 3 de mayo de 2016

¿QUÉ CAMBIOS SE PRESENTAN EN EL CUERPO DE UNA PERSONA QUE CONSUME ALCOHOL?

En primer lugar, habría que diferenciar dos cosas: bebida alcohólica y alcohol. Las bebidas alcohólicas no son alcohol puro; las bebidas alcohólicas contienen alcohol en diferentes cantidades dependiendo de la forma en que han sido elaboradas. La cerveza, por ejemplo, contiene 3 g de alcohol por cada 100 cc (casi medio vaso) mientras que el pisco contiene aproximadamente 42 g de alcohol por cada 100 cc (casi medio vaso). A partir de esta precisión es fácil entender porque algunas bebidas alcohólicas son más intensas que otras.

Además de su conocido efecto inhibitorio, el alcohol produce otros cambios importantes en el cuerpo mientras circula por nuestra sangre. El alcohol estimula la diuresis (ganas de orinar) por lo cual la persona acude constantemente al baño; esto genera un estado de deshidratación que en buena medida es el responsable de los malestares que se presentan al día siguiente de haber bebido (resaca). El alcohol estimula significativamente el apetito porque bloquea temporalmente el funcionamiento del hígado; lamentablemente, solo una pequeña porción de todo el alimento consumido por una persona que esta bebiendo será empleado por el cuerpo, la energía  necesaria para bailar, por ejemplo, se obtiene acosta de la destrucción de nuestra masa muscular. El alcohol libera una gran cantidad de energía en el cuerpo; para desgracia de quienes beben esta energía solo es útil para ser almacenada y la mejor forma de almacenar energía en el cuerpo es bajo la forma de grasa.  El alcohol toma las grasas de la sangre y las deposita rápidamente en el hígado; un consumo regular de alcohol asociado podría incrementar el riesgo de hígado graso.  El alcohol irrita las paredes del estómago, sobre todo, cuando su consumo es regular y en grandes cantidades; esto efecto puede incrementar el riesgo de padecer gastritis u otras enfermedades en el Aparato Digestivo.


Ahora bien, todo lo descrito depende de la cantidad de alcohol bebido y de la frecuencia en que se hace; aunque, existen algunos factores que pueden incrementar potencialmente los problemas descritos arriba como por ejemplo: el consumo de una  dieta inadecuada, el estrés emocional u horarios irregulares para comer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario