viernes, 12 de febrero de 2016

Mi mamá tiene 90 años y siempre se queja que la comida está muy seca ¿eso es normal o tiene algún problema en la garganta?

Es normal hasta cierto punto. El envejecimiento trae consigo una serie de cambios y modificaciones propios de esta etapa de vida y que afectan a todos los órganos del cuerpo. El estómago, por ejemplo, empieza a producir menos ácido y por esa razón la digestión de ciertos alimentos se vuelve más difícil; los músculos se van haciendo más débiles por lo cual empiezan a presentarse problemas con la estabilidad en pie; y las glándulas que se encuentran en la boca y son las encargadas de producir saliva también empiezan a funcionar con mayor lentitud.

Un adulto mayor aparentemente sano produce menos saliva que una persona joven, por lo tanto, suelen presentarse dificultades al momento de deglutir los alimentos. Recuerde que la saliva actúa como una especie de lubricante natural; al producirse menos saliva, este lubricante no estará presente y en consecuencia habrá cierta incomodidad al momento de tragar un bocado. 

Por otro lado, existen medicamentos como aquellos usados para controlar la presión o la ansiedad, que como efecto secundario indeseable reducen todavía más la producción de saliva.


¿Qué hacer? Escuche el pedido de su papá, prepare alimentos que siempre vayan acompañados de algún tipo de guiso o caldo que permita brindar esa cuota líquida que la saliva ya no está aportando. Incluya en la comida alimentos ácidos o frutas (pollo con piña, por ejemplo) porque son buenos estimulantes naturales de la producción de saliva.

Ahora bien, si después de seguir estos consejos las manifestaciones persisten o empeoran, sería mejor consultar con su especialista para descartar cualquier otra condición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario